El gobierno de Mendoza vuelve a la carga con la idea de reactivar la minería pese al rechazo de la gente

Con el impulso que la Casa Rosada dará a la explotación minera y de hidrocarburos, el gobierno provincial aspira a reactivar la mina que abandonó la brasileña Vale y un yacimiento de cobre antes de intentar otra vez con una ley marco. La población aprovechó la Vendimia para repudiar el fracking.

Pasado el jolgorio vendimial, Rodolfo Suárez, volverá a la carga con su frustrado proyecto de atraer inversiones mineras.

Pese al rechazo que acumula la mayor parte de la población, que el gobierno adjudica a la desinformación y a intereses «del lobby ambientalista», la provincia se apresta a reanudar negociaciones para reactivar la explotación metalífera y pasar la página del duro revés que enfrentara al intentar pasar en diciembre una ley que habilitaba la utilización de cianuro.

Sin el aval local, el impulso vendrá desde Buenos Aires, donde el Congreso se apresta a debatir una nueva ley minera y de producción hidrocarburífera que el Ejecutivo, de momento, mantiene bajo siete llaves. Ese texto parte de la base de dar más garantías a los inversores para anclar capitales para proyectos cuya rentabilidad llega a largo plazo.

Gradualismo minero

Caída la ley que la legislatura provincial aprobó en diciembre, la habilitación de 19 proyectos mineros que suponían el vuelco de ácido sulfúrico y cianuro sobre las aguas, Suárez, pretende concentrarse en un solo emprendimiento que no necesita pasar por el parlamento provincial.

EL gobierno radical aspir a reactivar Potasio Río Colorado, un emprendimiento en el departamento de Malagüe, tras la salida de la brasileña Vale en 2013 ante la fuerte caída del valor del precio internacional del mineral.

Suárezbusca un actor privado para poner en marcha la operación, en tanto una sociedad del Estado ya existente o por nacer, sería la beneficiaria de los activos traspasados. Según proyecciones, Potasio Río Colorado podría impulsar la industria petroquímica al ofrecer un insumo básico para la producción de fertilizantes.

Un poco más allá en el tiempo, Suárez, pretende iniciar la explotación de cobre en el proyecto San Jorge, departamento de Uspallata y sobre la espna dorsal de Los Andes. Allí también existen reservas de oro que, de momento, permanecerán intactas hasta tanto se logre destrabar la oposición social.

Si el panomara muta, Mendoza podría volver a insistir con una ley de minería en similares condiciones a la que debió derogar en los primeros días de la gestión. A diferencia de esa ocasión, la decisión es circunscribir su actividad a la región de Malargüe que depende casi exclusivamente de la actividad petrolera. Recordemos que el departamento sureño, se ausentó de Vendimia en señal de protesta por el impedimento de hacer minería.

Fuente: El Cronista

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: