Analizan los tres graves efectos ambientales de las bolsas de plástico

Ya sea que viva en una megaciudad urbana o en un ambiente rural, seguramente verá bolsas de plástico moviéndose cada vez que salga de la casa.

Algunas vuelan a través de las carreteras como plantas rodadoras postapocalípticas, mientras que otras se enganchan en las ramas de los árboles de la calle. Otras terminan flotando por nuestros arroyos y ríos hasta que encuentran su camino hacia el mar. Pero si bien estas bolsas de plástico ciertamente no son bonitas, en realidad lo peor es que causan un daño real y tangible al medio ambiente.

Las bolsas de plástico tienden a contaminar el medio ambiente de manera grave.

Entran en el suelo y liberan lentamente sustancias químicas tóxicas. Eventualmente se descomponen en el suelo, con el desafortunado resultado de que los animales se los comen y a menudo se ahogan y mueren.

A continuación, examinaremos algunos de los problemas más importantes que causan y analizaremos el alcance del problema.

Las bolsas de plástico causan diferentes tipos de daños, pero tres de los problemas más preocupantes que presentan son los siguientes:

Daño a la vida silvestre

Los animales sufren daños de varias formas a causa de las bolsas de plástico.

Muchos animales, incluidas las especies terrestres y acuáticas, comen bolsas de plástico y sufren graves problemas de salud una vez que lo hacen.

Un número significativo de vacas, por ejemplo, muere cada año después de comer bolsas que terminan en sus pastizales. Este ha sido un problema particularmente grande en la India, donde las vacas son numerosas y la recolección de basura es esporádica.

Tras un examen quirúrgico, se descubre que muchas de las vacas heridas por esta plaga plástica tienen 50 o más bolsas en sus tractos digestivos.

Los animales que tragan bolsas de plástico a menudo sufren de obstrucciones intestinales, que suelen conducir a una muerte prolongada, lenta y dolorosa. Los animales también pueden ser envenenados por los productos químicos utilizados para crear las bolsas, o por los productos químicos que el plástico ha absorbido al abrirse paso por el medio ambiente.

Y debido a que el plástico no se descompone muy fácilmente en el tracto digestivo de los animales, a menudo llena sus estómagos. Esto hace que los animales se sientan llenos, incluso mientras se consumen lentamente y eventualmente mueren de desnutrición o inanición.

Pero si bien el ganado y los animales domésticos ciertamente corren peligro debido a las bolsas de plástico, algunos animales están sufriendo un daño aún mayor.

Ya estresadas por la destrucción del hábitat, décadas de caza furtiva y el cambio climático, las tortugas marinas corren un riesgo particular de las bolsas de plástico, ya que a menudo las confunden con medusas, un alimento popular para muchas especies de tortugas marinas.

De hecho, investigadores de la Universidad de Queensland determinaron recientemente que aproximadamente el 52 por ciento de las tortugas marinas del mundo han comido desechos plásticos, muchos de los cuales sin duda se originan en forma de bolsas.

Sistemas de alcantarillado obstruidos

Incluso en las áreas urbanas, donde la vida silvestre es relativamente escasa, las bolsas de plástico causan un daño ambiental significativo. El agua de escorrentía se acumula y transporta las bolsas de plástico desechadas y finalmente las lleva a las alcantarillas pluviales.

Una vez en estas alcantarillas, las bolsas a menudo forman grumos con otros tipos de desechos y finalmente bloquean el flujo de agua.

Esto evita que el agua de escorrentía se drene adecuadamente, lo que a menudo incomoda a quienes viven o trabajan en el área.

Por ejemplo, las carreteras a menudo se inundan cuando las alcantarillas pluviales se bloquean, lo que las obliga a cerrarse hasta que se drena el agua.

Este exceso de agua puede dañar automóviles, edificios y otras propiedades, y también acumula contaminantes y los esparce por todas partes, donde causan daños adicionales.

Las alcantarillas pluviales obstruidas también pueden interrumpir el flujo de agua en las cuencas hidrográficas locales. Las tuberías de alcantarillado bloqueadas pueden privar a los humedales, arroyos y arroyos locales del agua que necesitan, lo que puede provocar una extinción masiva y, en algunos casos, el colapso total.

Deterioro estético

No hay mucho debate sobre el impacto estético que tienen las bolsas de plástico en el medio ambiente.

La gran mayoría de la gente estaría de acuerdo en que las bolsas de plástico arruinan la apariencia de casi todos los hábitats imaginables, desde bosques y campos hasta desiertos y humedales.

Pero este deterioro estético no es una preocupación frívola; de hecho, puede tener un impacto significativo en la salud humana, la cultura y la economía.

Los científicos saben desde hace mucho tiempo que las vistas de los paisajes naturales ofrecen una gran cantidad de beneficios.

Entre otras cosas, los hábitats naturales y los espacios verdes ayudan a reducir los tiempos de recuperación y mejoran los resultados de los pacientes de hospital, ayudan a mejorar el enfoque y la concentración entre los niños, ayudan a reducir la delincuencia y ayudan a aumentar el valor de las propiedades.

Pero cuando estos mismos hábitats están llenos de bolsas de plástico y otros tipos de desechos, estos beneficios se reducen.

En consecuencia, es importante valorar el valor estético de los hábitats naturales, tomar medidas para reducir la contaminación de las bolsas de plástico y abordar estos problemas al desarrollar políticas públicas.

El alcance del problema

Es difícil comprender el alcance del problema de las bolsas de plástico, a pesar de la ubicuidad de las bolsas de plástico en el paisaje.

Nadie sabe exactamente cuántas bolsas están esparcidas por el planeta, pero los investigadores estiman que se usan 500 mil millones en todo el mundo cada año.

Un pequeño porcentaje de estos terminan siendo reciclados, y algunas personas intentan reutilizar las bolsas de plástico viejas para otros fines, pero la gran mayoría de las bolsas de plástico se usan una sola vez. Muchos se tiran a la basura, pero un porcentaje importante acaba contaminando los hábitats naturales.

Parte de la razón por la que son tan problemáticas se relaciona con su larga vida útil.

Mientras que una toalla de papel se rompe en un mes y una pieza de madera contrachapada puede tardar un año en degradarse, las bolsas de plástico persisten por mucho más tiempo, por lo general décadas y, en algunos casos, siglos.

De hecho, las bolsas que llegan a los ríos, lagos u océanos nunca se biodegradan por completo. En cambio, se descomponen en pedazos cada vez más pequeños, y eventualmente se convierten en “microplásticos”, que tienen menos de 5 milímetros de largo.

Pero aunque estos microplásticos no son tan intrusivos visualmente como las bolsas de plástico, aún causan una serie de problemas para la vida silvestre y el ecosistema en general.

Conclusión

Como puede ver, son una preocupación medioambiental importante.

Como especie, necesitaremos examinar cuidadosamente los desafíos que presentan e implementar estrategias que probablemente reduzcan la cantidad de daño ambiental que causan.

Nos encantaría conocer su opinión sobre el tema.

¿Qué tipo de medidas recomendaría que tomemos para ayudar a limitar el daño causado por las bolsas de plástico?

Fuente: Ecoportal

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: